Blogia
lasdel8

Juicio contra el dueño de un bar que echó a una empleada al saber que era transexual



La habían contratado para seis meses, pero a las dos horas de
incorporarse a su nuevo trabajo, la despidieron
. La supuesta razón: al ser
transexual podría resultar agredida mientras atendía a los clientes en la
bocatería en la que había sido contratada. María Jesús Lastra, de 40 años,
consideró que su despido fue improcedente y decidió denunciarlo. Hoy, un juez
de Vitoria decidirá si la denunciante tiene razón.



La historia se remonta al pasado junio, cuando Lastra acudió a una
asociación especializada en la búsqueda de empleo para solicitar un trabajo.
Allí le concertaron una entrevista con una bocatería del centro de Vitoria.
"Acudí al lugar y el dueño decidió hacerme un contrato de seis meses",
explica Lastra en conversación telefónica desde Gijón, donde reside en la
actualidad. Su trabajo consistía en preparar bocadillos en la cocina y atender
al público, que acudía al local sobre todo en los fines de semana por
encontrarse en una zona de bares.



El primer día que empezó a trabajar la mujer terminó de formalizar su
contrato. El dueño se ausentó para entregar los papeles a la oficina de empleo.
"En ese tiempo no sé qué es lo que ocurrió, pero cuando regresó a las dos
horas me preguntó si era un hombre o una mujer", explica Lastra.
Ella le respondió que era una mujer y que así constaba en su DNI. "Me
insistió en que se lo tenía que haber dicho, y que creía que no era el lugar
adecuado para mí. Dijo que, como por la noche iba gente bebida, podían
agredirme por ser transexual", relata la mujer.



Lastra señala que el dueño la despidió de inmediato tras pagarle 40 euros
por las dos horas de trabajo. Después de lo ocurrido, supo que antes de que el
dueño regresara al local, este había acudido a la asociación donde le habían
concertado la entrevista. "Les preguntó si yo era hombre y mujer, pero no
le quisieron responder, así que me quedó muy claro que me despedía por mi
condición sexual
", afirma. Este periódico trató ayer de ponerse en
contacto con el dueño, pero no obtuvo respuesta.



Lastra denunció su caso en la
Inspección de Trabajo, que citó a las partes a un acto de
conciliación. El denunciado no acudió, y ahora el caso debe resolverse ante el
juez. Lastra ha solicitado que su despido sea declarado nulo. Según señala su
abogado, "fue despedida por su condición sexual y por tanto se violó el
artículo 14
de laConstitución".



 



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

frantic -

El juez ha dictaminado que se trata de un despido improcedente y condena al empresario a pagar a la demandante una indemnización de mil euros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres