Blogia

lasdel8

Cada seis minutos se produce un aborto ilegal en el mundo.

Perfomance llevada a cabo en Malaga, el 2 Septiembre 2013, para denunciar la reforma de la ley del aborto de Ruiz Gallardon y las muertes que se producen, en todo el planeta, relacionadas con el aborto ilegal

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El gobierno que no respetaba a las mujeres (o qué fue de La Niña de Rajoy)

Propuestas ecofeministas

Yayo Herrera

Somos las nietas...

Somos las nietas...

Women's place

Women's place

Eyaculación Femenina

By Alma Proyecto Kahlo

Durante una relación sexual, ¿has sentido que tienes muchas ganas de orinar y no lo puedes controlar? ¿Has encontrado algunas manchas misteriosas en tus sábanas, colchas, lo que sea, después de la relación pero no huelen a orina o flujo? ¡No tienes nada raro, disfuncional o malo! Felicidades, ¡has eyaculado!

¡Ojo! La eyaculación femenina no va ligada al orgasmo; es decir, puedes eyacular y no tener un orgasmo, eyacular y tenerlo al mismo tiempo, o tener un orgasmo sin eyacular. Así que no te preocupes por nada, en estos temas no hay imposiciones; sólo ocúpate de disfrutar a tope cada experiencia sexual en la que te embarques.

Muchas veces esa sensación de “querer orinar” nos corta un poco el rollo e intentamos contenerla. ¡No lo hagas! Eyacular no es algo exclusivo de los hombres, también lo podemos hacer nosotras, sólo que no nos han explicado cómo, ni siquiera que tenemos la posibilidad. Pero antes de darte unos tips para lograrlo, te contaré un poco de la historia de la censurada eyaculación femenina.

Durante mucho tiempo la ciencia ha obviado, y hasta negado, la existencia de lo que podemos llamar la próstata femenina, la glándula de Skene; la cual al ser estimulada y/o presionada, expulsa un líquido de color lechoso y cierto sabor salado – que puede cambiar con nuestro ciclo menstrual -, y que no es lo mismo que la lubricación vaginal o la orina. Al ser estudiado, se ha dicho que la única diferencia que este líquido tiene con el semen es que no contiene esperma, pero sí aminoácidos, fructosa, ácido cítrico y algunas veces urea (por eso puede tener un leve sabor a orina).

La glándula de Skene se ubica entre la vejiga y la vagina y alrededor de la uretra (o en algunos casos en el interior de ésta); además colinda con la zona del punto G;  por eso podemos eyacular y tener un orgasmo al mismo tiempo con la correcta estimulación. Es un tejido esponjoso con un tamaño aproximado entre 2 y 5 cm (así de grande), aunque el tamaño varía dependiendo de cada mujer. Cuando nos excitamos, la glándula se inflama de líquido y no de sangre, y puede llegar a expulsar ¡hasta un litro! Por las cantidades y su ubicación es que nos da la sensación de orinar.

¿Qué por qué han negado la existencia de la próstata femenina? Bueno, para muestra basta un botón. La medicina habla de nuestros genitales como órganos internos, externos y secundarios, o como órganos esenciales y adicionales. La glándula de Skene, como el clítoris, son los únicos órganos cuya función es dar placer y no tienen fines reproductivos, y se consideran algo secundario, accesorio o adicional. Incluso muchas mujeres, cuando van a una consulta ginecológica a descifrar qué es ese líquido que segregan, son extirpadas de su glándula de Skene, porque “no les sirve para nada.”

La ciencia occidental post victoriana es la que decidió obviar la existencia de la glándula de Skene, puesto que hay datos de textos hindúes que hablan de la eyaculación, hasta Aristóteles e Hipócrates la reconocían como un hecho natural. En fin, para no seguir “haciendo corajes” pasemos a lo bueno: los tips.

  • Antes de empezar, compra unas sábanas oscuras porque será más fácil identificar la mancha blanca; también puedes comprar un cubre-colchón, por si eyaculas grandes cantidades. Lo mejor es no tener miedo a ensuciar la cama, siempre se puede lavar. Orina antes de practicar para que no quepa duda.

  • No contraigas la vagina en el momento previo al orgasmo. Nosotras tenemos la tendencia de contraer nuestros músculos antes del orgasmo, pero intenta, en ese punto de no retorno, soltar los músculos (si lo puedes hacer desde antes, mejor) y empujar.

  • Para conseguir la eyaculación, no es necesaria la penetración. Para eyacular necesitamos estimular (con cualquier cosa, de preferencia curva),  la pared frontal de la vagina, aquello que queda contra el hueso pubis; es decir, entre la vagina y el hueso.

  • Y no lo olvides; eyacular NO es orinar, no produce orgasmos, y el líquido que expulsamos NO es orina. No se trata de incontinencia urinaria ni de debilitamiento del suelo pélvico, como nos pueden decir algunos médicos o médicas.

Por cierto, hay personas que se pueden asustar o “incomodar” con nuestra eyaculación – hay muchas otras que lo disfrutan a montones-, así que puedes avisarle a tu pareja de que intentarás eyacular o que lo haces para evitar sorpresas.

Por último: no tienes que avergonzarte por nada, nosotras, nuestros líquidos, no son sucios. Nuestra sexualidad, nuestro placer no tiene que ser sutil, implosivo, limpio o bonito, ¡NO! Nuestro placer es como nosotras queramos que sea. Exploremos nuestra sexualidad, re-conozcamos y apropiémonos de nuestro hermoso y divertido cuerpo

Gracias Diana Pornoterrorista, sin tu taller este artículo no hubiera sido posible.

http://www.proyecto-kahlo.com/2013/07/eyaculacion-femenina/

Orgasmos por prescripción médica

El psicólogo neoyorquino Barry Komisaruk lleva 30 de sus 72 años investigando los beneficios del placer sexual en el bienestar de la mujer.

Su último estudio demuestra que el clímax estimula todas las áreas principales del cerebro y trata de encontrar posibles usos terapéuticos de la estimulación vaginal. En este momento la investigación de Komisaruk se centra en averiguar si el placer sexual puede ayudar en el tratamiento de pacientes con ansiedad, depresión o adicciones.

Durante su experimento, Komisaruk introdujo a sus pacientes en la cajas de resonancia magnética con el encargo de estimular su vagina hasta alcanzar el orgasmo. La monitorización cerebral de este proceso le ha llevado a algunas interesantes conclusiones que Komisaruk compartió al teléfono con BBC Mundo.

¿Qué pasa en el cerebro de una mujer durante un orgasmo?

Hay un enorme incremento de la actividad. Lo que hemos averiguado es que durante el orgasmo hay un impresionante incremento del flujo de sangre y de oxígeno en la cabeza, ambos nutrientes muy beneficiosos para el cerebro.

¿En qué consiste su análisis del cerebro?

cerebro

La estimulación cerebral que produce el orgasmo tiene muchos beneficios según Komisaruk.

Monitoreamos su actividad durante el clímax y observamos qué zonas se activan cuando la mujer tiene un orgasmo. Hemos visto que sus efectos beneficiosos llegan a todos los sistemas principales del cerebro. Me refiero al sistema sensorial, al sistema del control motor, etc.

Su estudio menciona que conocer los efectos del orgasmo en nuestra cabeza puede ayudar a superar la depresión, la ansiedad o la adicción, ¿cómo?

Es precisamente eso lo que queremos comprobar. Para ello, permitimos que el paciente vea el escáner de su propio cerebro en directo. Estamos en proceso de averiguar si visualizar los procesos de nuestra mente ayuda a controlarla. Hay una zona llamada núcleo accumbens que es el área del placer.

Esa área es activada por la nicotina, por el chocolate, la cocaína y también por los orgasmos. Mi pregunta es: ¿nos podemos enseñar a nosotros mismos a incrementar conscientemente la actividad en este núcleo observando su funcionamiento, ¿qué efecto tendría en pacientes con depresión o ansiedad?

¿Cuán conocidos son los efectos del orgasmo en la salud?

Prácticamente no hay estudios. Éste es el primero que se hace sobre sus consecuencias en el cerebro. Sí se ha estudiado el resultado del orgasmo en el corazón de la mujer y también los beneficios del orgasmo masculino para evitar el cáncer de próstata.

Se probó que las mujeres que tenían más orgasmos gozaban de mejor salud cardíaca. El estudio en hombres mostró que los varones con menos orgasmos no habían liberado sustancias tóxicas que estaban acumuladas en la próstata por la ausencia de eyaculación. Este factor les hace más propensos al cáncer.

¿Cuándo cree que su conocimiento del cerebro será suficiente hacer una prescripción médica oficial?

Yo ya lo recomiendo. Pero para lograr que se haga de manera regular se necesita investigar más. Dependerá de los hallazgos que hagamos en el futuro.

¿Es fácil conseguir dinero para la investigación de la sexualidad?

Es muy difícil. Las entidades que financian son reticentes a dar dinero para estudios sobre el placer y el sexo. En parte porque se enfrentan a la presión social. El gobierno no quiere involucrarse en investigaciones sobre la sexualidad por temor a que se le critique con el argumento de que hay problemas más serios.

¿Por qué está interesado en el orgasmo de la mujer y no del hombre, hay mucha diferencia entre ambos?

Hay más similitudes que diferencias. La razón por la que comencé a interesarme por el orgasmo femenino fue que encontré evidencias de que la estimulación vaginal tiene capacidad de bloquear el dolor sin necesidad siquiera de alcanzar el orgasmo.

Hemos demostrado que ambos placeres actúan como calmante, siendo el orgasmo más efectivo que la estimulación.

A raíz de ahí muchas mujeres me han dicho que utilizan la estimulación vaginal para reducir el malestar de la menstruación o el dolor causado por la práctica de deporte. Y les funciona

¿Entonces la estimulación vaginal puede aliviar el dolor a largo plazo o sólo a corto plazo?

Mis estudios sólo han logrado establecer que el orgasmo reduce el dolor menstrual inmediatamente y puede llegar a persistir horas.

El alivio de los dolores de espalda es otro efecto beneficioso de la estimulación vaginal y los orgasmos.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/08/130808_orgasmos_prescripcion_medica_mxa.shtml

Burka Avenger

Este agosto se estrena en Pakistán Burka Avenger, primera serie de dibujos animados 100% nacional y co-protagonizada por una mujer, Jiya.

Jiya es profesora en una escuela rural del país y una defensora del derecho a la educación de las niñas. Si la situación lo requiere Jiya se enfunda su burka negro y se convierte en Burka Avenger, luchando contra talibanes que quieren cerrar la escuela, la corrupción en su pueblo y otras injusticias. En ambos roles sus armas son los libros, los lápices y la inteligencia.

La rebelión de las esclavas

Lurdes Orellana (psicóloga-sexóloga-feminista) | Para AraInfo

El sistema heteropatriarcal-capitalista no hace más que tocarnos las narices, y en concreto, a muchas, los ovarios. Conocemos sus estrategias de privatización y asfixia a través de recortes de derechos a la ciudadanía con ese vil discurso de “es por el bien de todos y debemos hacer esfuerzos” y cosas semejantes que en vez de hacernos responder como borregas, nos hace cada día alimentarnos de más odio y rabia.

Desde otoño de 2011, llevan violentándonos con recortes y agresiones constantes a la ciudadanía y en concreto, atacando a las libertades sexuales y a los derechos de las mujeres. Por nombrar algunos de los ataques:

  • El intento de echar abajo el matrimonio entre personas del mismo sexo o también llamado igualitario. Hecho homófono que quedó deslegitimizado por su propia justicia.
  • La amenaza, aún vigente, de reformar la actual Ley Orgánica de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) que nos quitaría el derecho a decidir sobre NUESTRA maternidad y dejaría nuestros deseos, necesidades y bienestar-salud en el cubo de la basura.
  • Los ataques constantes al uso y acceso a los métodos anticonceptivos y a la píldora postcoital.
  • Las embestidas a la integridad sexual de las personas con diversidad intelectual.
  • Su incesante preocupación-inversión por la segregación de sexo en educación para perpetuar el sexismo.
  • Sus paternalistas medidas de protección ─las denuncias, las medidas cautelares y la protección policial ─  que nos victimizan y evitan que nos reapropiemos de nosotras mismas.
  • Las estadísticas a la hora de contabilizar los casos de violencia machista.
  • O la retorcida idea de modificar el acceso a la reproducción asistida, que por mucho que lo nieguen es misógina, lesbófoba y, además, edaísta.

En general, medidas clasistas e ideológicas que atacan de un modo u otro derechos universales y que intentan colonizar, de nuevo, nuestros cuerpos, nuestras vidas.

Pero este texto no proyecta ser un documento informativo o un análisis de la realidad ni de la actualidad. Pretende ser un reconocimiento a nosotras: a las feministas y a los movimientos de liberación sexual. Quiere ser una celebración de nuestros espacios creados de lucha conjunta, de las múltiples respuestas practicadas y de la incesante búsqueda del común que vamos haciendo para conseguir reventar el sistema. Una invitación a reconocer, por qué no, nuestras respuestas frente a las agresiones sistemáticas del Estado. Respuestas que hemos, estamos y continuaremos ejerciendo. Este texto es un regalo, un conjunto de letras que muestran el orgullo de ser feminista y alimentan a seguir siéndolo.

Al igual que hicieron nuestras hermanas, tías, madres o abuelas, en otros momentos y en otros contextos, hemos salido a la calle con fuerza. Hemos vuelto a teñir las calles de morado, y en blanco y negro hemos gritado aquellos lemas que ahora vuelven con igual rotundidad: “Aborto libre y gratuito” o “Mi cuerpo es mío y yo decido”.

La presencia feminista en las calles ha manifestado que no queremos que nos protejan ─y menos aún sus lacayos, la policía─ y que apostamos por la autodefensa feministas desde las escuelas y en todos los barrios. Nuestras respuestas han mostrado que conocemos el poder de las palabras en la construcción del imaginario colectivo y por eso no cedemos en los conceptos y además, los visibilizamos. Nos hemos encontrado en las conversaciones demostrando que estamos al tanto de las técnicas del enemigo. Sabemos convertir sus estadísticas en pura serigrafía y les decimos que da igual el número que quieran mostrar, porque si “nos tocas a una, nos tocas a todas”. Sabemos, y eso nos hace luchar como leonas, que el único criterio para ser candidatas a las técnicas de reproducción asistida, según la OMS, es “haber tenido relaciones sexuales frecuentes sin protección durante un año que no dieran como resultado un embarazo”.

Llevamos dos años intensos de respuesta colectiva, de escraches feministas, de panteras escupiendo contra el machismo. Han sido dos años de encuentro intergeneracional, donde juntas hemos confrontado contra el sistema. Se han vuelto a crear alianzas y espacios de cuidados. Ahí reside nuestra fuerza, en la suma de un nosotras. No somos enemigas ni víctimas. Somos muchas, somos casi todas y se anuncia que aún quedan muchas por llegar. Una celebración que advierte que “eres guerrera, juntas somos dinamita” y nos recuerda que con las fuerzas de los cuidados y con la rabia que genera la opresión, creamos espacios de seguridad y alianzas necesarias para reapropiarnos y resistir a los ataques.

Resistimos mientras cantamos “¡ele, ele, arsa, arsa, hemos hecho un aborto en la casa, fuera de la ley, fuera de la ley, a ver qué pasa!

No tenemos miedo, estamos cabreadas. Sabemos que somos muchas. Sabemos que somos legión.

http://arainfo.org/2013/08/la-rebelion-de-las-esclavas/

Un trabajo invisible

El documental ¡Cuidado, resbala! pretende precisamente arrojar luz sobre la situación que viven miles de mujeres en España. El proyecto, de la asociación Círculo de Mujeres de Málaga, pone el foco en los cuidados y en la invisibilidad que los rodea. “Los cuidados son el conjunto de actividades que regeneran el bienestar físico y emocional de la gente. Involucran lo que tradicionalmente hemos llamado trabajo doméstico: limpiar la casa, hacer la cama, lavar la ropa... Esas tareas más materiales y también tareas para atender los cuerpos: lavar a un niño, darle de comer, etc. Son necesidades de todas las personas, en todos los momentos de la vida, y no solo los necesitan las personas a las que se llama dependientes como dicen algunos discursos”, aclara al inicio del documental Amaia Pérez, economista.

http://www.eldiario.es/desalambre/trabajo_domestico-documental-Cuidado_resbala_0_153985262.html

cabronas

cabronas

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

The Gulabi gang

The Gulabi gang

The Gulabi gang (from Hindi gulabi, "pink", transln. "pink gang") is a group of women vigilantes and activists originally from Banda in Bundelkhand district, Uttar Pradesh, India.The gang was founded in 2006 by Sampat Pal Devi, a mother of five and former government health worker (and a former child bride), as a response to widespread domestic abuse and other violence against women.They have also stopped child marriages and protested dowry and female illiteracy. Serious badasses.

about feminism

about feminism

¿qué significa desvanecerse?

¿qué significa desvanecerse?

X-Ray of foot in high heeled shoe

X-Ray of foot in high heeled shoe

Fashion victims (Yolanda Dominguez)

La Gran Vía, como cualquier gran avenida, es un repositorio de sueños y deseos alimentado, en parte, por la presencia de grandes marcas que hacen todo lo posible por proyectar su imagen desde sus lujosas fachadas. En sus escaparates cuelgan enormes fotos y maniquíes colocadas para aflorar las ansias de compra de los que pasan por allí. Su fisionomía está diseñada para seducir e intoxicar al humano hasta que alguien decide estropear la fiesta.

La desconexión entre la mano de obra que fabrica esta ropa a miles de kilómetros de aquí y la tienda rodeada de adorno donde se vende se vio temporalmente abortada la semana pasada. Durante 20 minutos y a plena luz del día, aparecieron una serie de mujeres con un atuendo cuidado sepultadas bajo los escombros de un edificio, como ya adelantó Huffington Post.

Entre los restos se podía divisar su ropa, tacones y accesorios que lucían inmóviles en sus cuerpos postrados. Había pasado poco más de un mes desde la tragedia de Bangladesh y la artista Yolanda Domínguez no estaba dispuesta a que este suceso pasara al olvido.

Fashion Victims es el nombre que utilizó para bautizar esta protesta silenciosa concebida para remover conciencias sobre las malas condiciones de trabajo que ocasionaron la muerte de más de 1.000 personas en el país asiático.

http://www.yorokobu.es/las-fashion-victims-sepultadas-bajo-los-escombros-de-bangladesh/

Intercambiando roles en los anuncios

This culture jam is a school project that was created for a Women and Gender Studies class at the University of Saskatchewan by Sarah Zelinski, Kayla Hatzel and Dylan Lambi-Raine.
They wanted to show how ridiculous media portrays gender roles and stereotypes in advertising through presenting gender roll reversals.

el aborto

el aborto

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Programa 07 Hacia el sur en el Atlántico: mujer y punk

Programa 07 Hacia el sur en el Atlántico: mujer y punk

En el programa de hoy hemos recopilado a un montón de mujeres que fueron auténticos referentes en la escena musical punk, pero también en nuestras vidas: mujeres seguras de sí mismas con ideas propias y mensajes contundentes que seguro que han salvado la adolescencia de más de una.

Si hay algo que definió al punk en sus inicios fue su carácter amateur, la urgencia y la necesidad de expresar las ideas de cada cual sin importar en absoluto si se contaba con conocimientos o grandes medios técnicos… y, sobre todo, sin importar el qué dirán. Habrá que renombrar entonces nuestro programa: ¡hoy viajamos Hacia el Punk en el Atlántico!

El guión y la locución corren hoy a cargo de Clara Fernández Sánchez, compañera vallisoletana que milita en diversos colectivos muy consolidados en nuestra ciudad: Colectivo ACERCA, Sodepaz Balamil o en el recién constituido Ateneo Libertario. Clara nos descubrirá a las principales artistas que se hicieron un hueco en el punk norteamericano y estadounidense, aunque no faltarán algunos nombres más cercanos.

Podéis escuchar el programa en streaming en iVoox, descargándolo en este enlace o

http://haciaelsurenelatlantico.wordpress.com/2013/05/26/programa-07-mujer-y-punk/

Lo que está pasando en la República Democrática del Congo es un feminicidio

Lo que está pasando en la República Democrática del Congo es un feminicidio

http://www.eldiario.es/desalambre/Caddy_Adzuba-mujer-congo_6_135496475.html

“Tengo miedo cuando me despierto, cuando trabajo, cuando vuelvo a casa, cuando voy a dormir... Es un ciclo continuo”. Así se siente la periodista congoleña Caddy Adzuba desde que fue amenazada por primera vez en 2009.

Adzuba es una de esas voces incómodas que dedica su vida a recordar que el conflicto que vive la República Democrática del Congo (RDC), desde 1996, sigue teniendo consecuencias insoportables: asesinatos, saqueos, familias enteras obligadas a dejar su hogar y miles de mujeres víctimas de las violaciones, que se usan como arma de guerra. Todo ante la indiferencia y el “silencio” de la comunidad internacional. “El conflicto tiene orígenes y causas, no solo congoleñas o africanas, también internacionales y económicas. Y ese es el motivo por el que está olvidado”. La periodista culpa asimismo a las empresas que acuden a la llamada de minerales como el oro, diamante, níquel o coltán, muy presentes en la zona. “Son muchas las multinacionales que están financiando esta guerra negociando con los rebeldes que explotan las minas donde se extraen esos minerales, como el coltán, con el que se hacen los teléfonos móviles de todo el mundo. Tiene que haber un control para que dejen de hacerlo”.

Sus críticas, sin titubeos, son las que la han puesto en el punto de mira. “Haciendo mi trabajo, hiero la sensibilidad del gobierno ruandés, del congoleño y de los rebeldes. Estoy acostumbrada a vivir en el peligro. No soy una inconsciente, ni una heroína", reconoció el miércoles en una charla que dio en Madrid, dentro de la gira que Adzuba está haciendo por España con la Fundación Mainel, para visibilizar el drama que vive el país y en especial el que viven sus mujeres.

“Lo que está pasando en RDC es un feminicidio”, asegura contundente. Con la intención de minar la moral de la población y desestabilizar a la sociedad, explica, las partes en conflicto atacan al más fuerte, que en este caso es la mujer, clave en la integridad familiar y motor de la economía local. “Es ella la que trabaja la agricultura y el comercio. Para destruir el equilibrio, hay que destruirlas a ellas y a sus familias. Cuando se ataca a una mujer, se desestabiliza a todo su entorno”. Y lo hacen con una violencia sexual cargada de brutalidad. “No consiste solo en que las violen para satisfacer sus deseos sexuales. Las violan con sus armas, las mutilan y cortan con cuchillos sus vaginas e introducen trozos de madera”. Da una cifra, solo en el hostpital de Kivu, su ciudad, han atendido a 50.000 mujeres. "¿Cuántas habrá en el resto del país y cuántas no habrán acudido a un hospital?". Aunque los datos oscilan según su origen, instituciones como la American Journal of Public Health llega a hablar de 400.000 violaciones al año.

La periodista, que fue galardonada en 2009 con el Premio de Periodismo Julio Anguita Parrado, trabaja en Radio Okapi, una emisora que funciona bajo el paraguas de la ONU y que llega a todo el país. En sus programas trata habitualmente el tema de la violencia contra las mujeres, les aconseja qué hacer cuando son víctimas y a combatir el tabú. “La sociedad congoleña no logra comprender la magnitud de la situación. Tenemos que ayudar a romper el silencio. En muchos casos es el vínculo de la tradición el que les impide denunciar porque tienen miedo al rechazo social y a ser estigmatizadas”.

Adzuba también es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este del Congo, que ha realizado varias denuncias a la Corte Penal Internacional en esta línea, y preside AFIDEP, una organización que trabaja con las con niñas y niños soldado, ayudándoles a superar el trauma, a formarse y a reconciliarse con su comunidad, cuando es posible; y con mujeres víctimas de la violencia sexual. " Están muy traumatizadas, sin fuerzas para vivir. Les suplicamos que no se rindan. El primer paso es que acepten ir a curarse porque muchas padecen lesiones graves, después necesitan un apoyo psicológico. El trabajo puede durar tres o cuatro años. Algunas consiguen convertir la pena en poder". Otro de los programas está destinado a niños abandonados por ser fruto de una violación. “Cuando son rechazados por sus padres intentamos buscarle una familia de acogida.

Durante sus viajes por todo el país, la periodista ha tenido oportunidad de conocer de primera mano las historias de las víctimas de la violencia, algunas de una crueldad difícil de atribuir a un ser humano. En PourQuoi?, una videocreación de Ouka Leele, producida por Bettina Caparrós, habla de su experiencia junto a estas mujeres y analiza la realidad de la República Democrática del Congo. ( Puedes verlo aquí)

El miércoles, poco antes de comenzar la charla en Madrid, se enteró a través de su familia de que una bomba había explotado Kivu. “Ha habido muertos, algunos de ellos niños. La gente estará muy asustada y puede que haya desplazamientos, pero lo que pasa en RDC no es noticia”. Por eso pide los medios de comunicación amplíen el foco y apunten hacia África. “En mi país ha habido más de cinco millones de muertos desde que comenzó la guerra. Hay países con menos de cinco millones de habitantes que despiertan más interés internacional. Se habla de Siria, de Israel y Palestina, pero nadie sabe qué pasa en la República Democrática del Congo”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres